X

¿AUTORIZAS QUE GUARDEMOS COOKIES EN TU EQUIPO?
   
AUTORIZAR
   
RECHAZAR


En cumplimiento de la legislación actual, comunicamos que utilizamos cookies propias para que puedas acceder con tu usuario y contraseña, se gestione este aviso y cookies de terceros para poder mostrarte publicidad adaptada a tus preferencias, ver los vídeos de youtube, redes sociales, visitas, etc... El contenido de estas cookies de terceros no se encuentran bajo nuestro control. Lee nuestra política de uso de cookies en el aviso legal Si pulsas 'autorizar', nos autorizas a almacenar las anteriores cookies (propias y de terceros) en tu equipo, ahora y en el futuro mientras se mantenga almacenada una cookie con esta autorización, que será instalada a tal efecto en tu navegador, de modo que este aviso no sea mostrado en el futuro. Podrás revocar esta autorización en cualquier momento pulsando la opción 'no quiero cookies' en el pie de todas las páginas de la web.

avatar
MENÚ
Engelbert Humperdinck
Love will set you free
25º
12 pts
1


Engelbert Humperdinck
Love will set you free
Creada por Martin Terefe, Sacha Skarbek



Otros datos
Guitarra:
- James Bryan
Bailarines:
- Bethany-Rose Harrison
- Shem Jacobs

Biografía
Lee su biografía

Sitio web
Visita su página web oficial


Carátula
Álbum que incluye el tema


Letra de la canción
VERSIÓN ORIGINAL

Letra de la canción
VERSIÓN TRADUCIDA

79%
21%
CANCIÓN
4.13
DIRECTO
3.38
ESCENOGRAFÍA
3.94
VESTUARIO
3.53
Intérprete


El día 1 de marzo de 2012, la BBC, cadena pública del Reino Unido, sorprendía a todos los británicos y numerosos europeos continentales anunciando a su representante para el Festival de Eurovision: Engelbert Humperdinck representaría al Reino Unido en el escenario de la capital de Azerbaiyán. Probablemente, una fracción del público joven que sigue el Festival desconocía a este artista, pero durante los días y meses posteriores a que fuera designado, dicho público empezaría a conocer la leyenda que supone la estela musical de Engelbert Humperdinck y pronto entenderían por qué la otra fracción más madura del público eurovisivo quedó gratamente sorprendida debido a su elección para el Festival.

Seis décadas de incansable actividad musical y éxitos rotundos como Release Me, The Last Waltz, After the Lovin o A Man Without Love han llevado a este cantante a ser coronado como uno de los crooners más importantes de su país en la segunda mitad del siglo XX. Una larga lista de álbumes y numerosos sencillos por parte de este cantante han dejado huella tanto en la música británica como allende los mares, siendo su figura considerada como capital en grandes escenarios estadounidenses. Un cantante que se ha dedicado a interpretar baladas por encima de todo, pero que también ha incursionado en música electrónica, góspel, country y música latina; y que ha cantado en inglés, alemán, italiano y español, no merece menos que una humilde recopilación de su recorrido por el panorama musical.

A pesar de que mundialmente se le conoce por su apelativo artístico, lo cierto es que su nombre de pila es Arnold George Dorsey. Arnold nació un 2 de mayo de 1936 en Chennai –antiguamente conocida como Madras-, al este de la India, dentro de la comunidad británica que había en la colonia. Su padre, Mervyn Dorsey, era un oficial de la armada británica destinado en la India y su madre, de ascendencia alemana, se llamaba Olive. Esta pareja tuvo, contando a Arnold, diez hijos. Cuando el futuro cantante tenía 10 años, se mudó junto a su familia a Leicester (Inglaterra) y allí fue donde empezó a interesarse por la música, aunque formalmente estudiaría Ingeniería.

Empezó su andadura musical en la década de los 50 tocando el saxofón en clubs nocturnos y cuando cumplió los 17 pasó a interpretar canciones. Fue entonces cuando unos amigos le animaron para presentarse a un concurso de música en el que se imitaba a otros artistas. Fueron sus propios amigos los que empezaron a llamarle Gerry Dorsey, el cual se convertiría en su primer nombre artístico, debido a su parecido con el cantante Jerry Lewis. A mediados de los 50 tuvo que interrumpir su incipiente carrera debido a su obligación con el servicio militar en el destacamento del Cuerpo Real de la armada británica, pero en cuanto regresó intentó retomarla con más fuerza que nunca.

A pesar de sus ganas, sus inicios no fueron los mejores precisamente. Firmó con el sello discográfico Decca Records y lanzó su primer sencillo en 1958: I’ll Never Fall in Love Again, pero no tuvo el éxito deseado. Siguió tocando en clubs nocturnos hasta que en 1961 se le detectó tuberculosis.

Tras recuperarse por completo de la tuberculosis, en 1965 su manager lo convenció para cambiarse su nombre artístico y así nació la figura de Engelbert Humperdinck. Se puso este nombre en homenaje al compositor homónimo de la ópera de 1893 Hänsel y Gretel, entre otras. Un dato curioso con el cambio de nombre es que en Alemania no puede presentarse con el nombre completo y debe hacerlo solo como Engelbert, ya que la familia del compositor tiene los derechos del nombre registrados.

Su manager –y compañero de piso por aquel entonces- Gordon Mills también se convertiría en manager de Tom Jones, al que le presentaría y del que Engelbert se haría inseparable; desde entonces fueron una pareja de cantantes muy habitual y frecuente en clubes, televisión, escenarios y demás. Decca Records le dio una segunda oportunidad y volvió a firmar un nuevo contrato. Enseguida ganó popularidad en Bélgica al representar a Inglaterra en el festival de Knokke en 1966. Allí consiguió su primer éxito con la canción Dommage, Dommage, de la cual hizo su primer videoclip, rodado en el puerto de Zeebrugge. Un par de años más tarde, Engelbert visitó al famoso compositor alemán Bert Kaempfert en su residencia en España y se le ofrecieron varios temas: Spanish Eyes, Wonderland by Night y Strangers in the Night. Viendo la fuerza y el potencial del último sencillo, el cantante pidió si ésta podría ser una canción propiamente suya, pero se le denegó ya que el mismísimo Frank Sinatra la había pedido para sí mismo.

En el año 1967 llegó el que probablemente es su mayor éxito: Release Me. Balada de corte clásico que hizo las delicias del público y colapsó las listas de éxito tanto en Reino Unido como en Estados Unidos. Gracias a este sencillo dio el gran salto y pudo “hacer las Américas”. Llegó a desbancar del número uno de las listas británicas al mítico Penny Lane de The Beatles y se mantuvo en el top 50 durante nada menos que 56 semanas consecutivas. Se tiene constancia de que solo este sencillo vendió unas 85.000 copias en un solo día.

Su estilo de crooner galán, clásico y portentoso le proporcionó una legión importante de fans. De hecho, la mismísima Ana, princesa real del Reino Unido e hija de la reina Isabel II, se declaró “humperdincker” –así es como se llamaban sus fans-. A pesar de ello, a él no le gustaba esta definición y así se lo hizo saber a un reportero de The Hollywood Reporter: “Si no eres un crooner, como es mi caso, no te gusta que te cataloguen como tal. Ningún crooner tiene el rango musical que yo tengo. Puedo alcanzar notas que un crooner común no podría. Lo que soy es un cantante contemporáneo, sin más”.

A Release Me le sucedieron otras dos canciones que casi le igualan en éxito: There Goes My Everything y The Last Waltz. En 1968, el single A Man Without Love alcanzó el número dos en las listas de ventas del país británico y el álbum de nombre homónimo alcanzó el número tres. A finales de los 60, contaba con un número importante de sencillos que supusieron el respaldo a su reconocida fama. Entre ellos: Am I That Easy to Forget?, Les Bicyclettes de Belsize, The Way It Used to Be, I’m a Better Man (For Having Loved You) (escrita por los hermanos Barry y Maurice Gibb de The Bee Gees) y Winter World of Love.

Aun con todo ello, presentó su propio programa de televisión, The Engelbert Humperdinck Show, que no obtuvo el mismo éxito que su carrera musical, teniendo que ser cancelado a los seis meses de emisión.

La legión de sencillos que sacaba Engelbert y que triunfaban en la radiofórmula británica continuaba en la década de los 70. En esta época, además, estaban avalados por importantísimos compositores y cantantes, como Paul Anka que escribió We Made It Happen. Dos de sus trabajos, Another Time, Another Place y Too Beautiful to Last, funcionaron como banda sonora de la película de animación Nicolás y Alejandra. En la primera mitad de la década, realizó una gira con el grupo femenino Quiet Elegance como coristas.

A mediados de los 70 se concentró en vender álbumes y en sus apariciones en directo, por lo que se hizo un habitual de Las Vegas y escenarios del mismo calibre. Su vida yendo y viniendo del continente americano ya era un hecho. Su afianzamiento en Estados Unidos queda reflejado en otro de sus grandes éxitos: After the Lovin, de 1976, alcanzando el top ten en ese país, vendiendo miles de copias y gracias al cual consiguió una nominación a los premios Grammy. El álbum que lo contenía consiguió ser doble platino.

Acercándose su quincuagésimo aniversario, Engelbert seguía consolidando su discografía grabando más álbumes y haciendo apariciones estelares como actor en series de televisión de renombre como The Love Boat, Hotel o Fantasy Island. En 1985 grabó el álbum titulado A Lovely Way to Spend an Evening, al cual William Ruhlmann se refirió como “un ambicioso álbum doble”. En los años venideros siguió editando numerosos sencillos y, el más destacable, fue un dueto con la mítica Gloria Gaynor para su álbum de 1987 Remember, I Love You. En 1989 se le otorgó uno de los premios más importantes de toda su carrera: Una estrella en el paseo de la fama de Hollywood. Además, ganó un Globo de Oro al Mejor Artista del año. Su carrera había tocado techo, y aún quedaban años de gloria por venir.

La década de 1990 fue una década un tanto experimental. No quería quedarse relegado en la etiqueta de crooner, así que tocó distintos palos musicales. Entre sus inusuales trabajos, está la canción Lesbian Seagull que sirvió para la banda sonora de la película Beavis y Butt-head recorren América, y el disco dance que lanzó al mercado en 1998. Sus apariciones públicas no solo se encasillaban en festivales musicales, y un ejemplo claro fue su actuación en las 500 Millas de Daytona, importante competición automovilística. A pesar de ello, no podía evitar lo inevitable: la etiqueta de crooner le había llevado hasta lo más alto y no podía eludir sus “obligaciones” como cantante romántico. Y tampoco quería.

La carrera de esta leyenda ha seguido imparable en la entrada del nuevo milenio, tanto en la edición de nuevos sencillos y álbumes como en las numerosísimas colaboraciones que ha llevado a cabo. En el primer año de este nuevo siglo, ya consiguió el top cinco de las listas de éxito británicas con su álbum recopilatorio Engelbert at His Very Best y volvió a conseguirlo cuatro años más tarde, tras aparecer en un anuncio de televisión de la marca de cerveza John Smith’s.

En 2003 hizo una colaboración con el artista, productor y ganador de un Grammy Art Greenhaw en la grabación del disco de raíces góspel Always Hear the Harmony: The Gospel Sessions. El buen recibimiento de este álbum por parte de la crítica le valió la nominación a un Grammy por Mejor Álbum Gospel del año. En 2005 lanzó Let There Be Love, un disco de versiones de canciones que van desde la década de 1920 hasta las más recientes de los 1990s, lo cual le otorgó numerosas críticas positivas debido al contraste histórico que simbolizaba; especialmente a la versión del tema de Nick Lowe You Inspire Me. Dos años más tarde grabó el álbum The Winding Road, la génesis del cual comentó con Larry King en su programa de televisión: “Este álbum está hecho exclusivamente por compositores británicos como tributo a éste mi país”.

En junio de 2008 sufrió lo que según él considera un agravio, ya que se le ofreció colaborar con la banda de rock Gorillaz en la grabación de su disco Plastic Beach; sin embargo su manager declinó la oferta sin consultarle y el mismo artista dijo que había sido “el pecado más grave jamás cometido” en su trayectoria, y que si hubiera tenido conocimiento de la oferta la hubiera aceptado encantado. Su manager fue despedido de inmediato, contrató a su hijo Scott para ello y desde entonces siempre ha afirmado que le gustaría que le volvieran a ofrecer dicha colaboración.

Las portadas de los principales periódicos británicos se inundaron con fotos suyas como la de arriba el día 1 de marzo de 2012. La BBC sorprendía a todo el público anunciando que Engelbert Humperdinck, una leyenda de la música británica, les representaría en el festival europeo y actuaría en Bakú. La canción, Love Will Set You Free, revelada el día 19 de ese mismo mes junto al protocolario videoclip, estaba producida por el ganador de un Grammy Martin Terefe y co-escrita por Sacha Skarbek. La canción fue grabada en Londres, Los Ángeles y Nashville (Tennessee) y editada por Thomas Juth en Londres.

Esta decisión suponía un cambio de registro radical de las anteriores propuestas inglesas para el Festival: Blue, Josh, Jade Ewen, Andy Abraham y otros representantes británicos recientes aún tenían mucho camino por recorrer para llegar donde ha llegado Engelbert. Así mismo, pareció ser un preludio para la candidatura de su sucesora: Bonnie Tyler, otra leyenda de la música británica. Cuando la participación de Engelbert fue anunciada, se le concedió el título de artista más viejo en actuar en el escenario de Eurovision –contaría con 76 años cuando se subiera al escenario-. Sin embargo, justo una semana después de su designación se celebró la final rusa para el mismo Festival y el hecho de que el grupo de simpáticas ancianas Buranovskiye Babushki ganaran el pasaporte de Rusia le arrebató dicho título, ya que una de ellas –Natalia Jakovlevna- le ganaba por un año de diferencia.

De acuerdo al riguroso orden de actuación del Festival, el Reino Unido fue conminado a actuar en primer lugar, por lo tanto Humperdinck inauguró la Final de Eurovision en 2012. A pesar de su enorme éxito internacional y de una carrera fulgurante a sus espaldas, Engelbert tuvo que conformarse con un vigesimoquinto y penúltimo lugar (tan solo por encima del noruego Tooji). Los 12 puntos que le fueron concedidos quedaron repartidos del siguiente modo: 5 por parte de Estonia, 4 de sus vecinos irlandeses, 2 de Letonia y 1 de Bélgica.

¿Supuso Eurovision el culmen de su carrera? Ni mucho menos. En estos últimos años, los conciertos, las grabaciones y sus giras a nivel internacional se han ido sucediendo como de costumbre en sus casi seis décadas como cantante profesional. A día de hoy, Humperdinck sigue trabajando en un nuevo álbum de duetos, Engelbert Calling, pensado para ser lanzado al mercado en 2014. Las canciones incluyen magistrales colaboraciones de la talla de Elton John, Smokey Robinson, Kenny Rogers, Neil Sedaka, Willie Nelson y Gene Simmons (componente del grupo Kiss).

Con el paso de los años, Humperdinck ha mantenido una intensa vida familiar, a pesar de alternar su actividad entre Inglaterra y el sur de California. El 18 de abril de 1964 se casó con Patricia Healey con la que ha tenido 4 hijos y la cual, a pesar de los múltiples rumores de supuestos affairs y alguna infidelidad reconocida por parte de él, ha sido su mujer toda su vida.

En 1988, Humperdinck presentó una demanda por difamación contra la revista National Enquirer. El origen de las declaraciones allí publicadas pareció ser Kathy Jetter, madre de la hija ilegítima de Humperdinck. Esta mujer también presentó una declaración jurada en la Corte de Família de Nueva York en un esfuerzo por aumentar los pagos de manutención que Humperdinck debía otorgar a su hija no reconocida. Jetter ya había llevado con éxito una demanda de paternidad en contra del cantante tras el nacimiento de su hija Jennifer en 1977.

Ha invertido parte de su dinero en propiedades y bienes inmuebles en Hawaii, otros estados de Estados Unidos y México. En 1970 compró el Palacio Rosa en Los Ángeles, que había sido propiedad hasta entonces de Jayne Mansfield. Más tarde la revendió por 4 millones de dólares. Además de ser un popular cantante, también es un exitoso hombre de negocios y empresario.

Arnold George Dorsey, por mucho sobrenombre que tenga, mantiene firmes lazos con el condado de Leicestershire, en el cual vivió su adolescencia y parte de su vida. En 2006, la Universidad de Leicester le otorgó el honorífico Doctorado de Música y el 25 de febrero de 2009, el Consejo de la Ciudad de Leicester anunció que le sería concedido al cantante el título de Honorary Freedom of Leicester, junto a la escritora Sue Townsand y al futbolista profesional Alan Birchenall. En 2010 fue una de las nueve primeras personas en ser distinguido con una placa en el particular Paseo de la Fama de Leicester.

Gracias a su influyente fama, a lo largo de su vida ha querido involucrarse en proyectos solidarios tales como la Fundación de Investigación de la Leucemia, la Cruz Roja Americana, la American Lung Association y varias organizaciones comprometidas con la lucha contra el SIDA. En 1992 escribió una canción llamada Reach Out para un grupo solidario, la cual fue incluida en su álbum Hello Out There. Y en agosto de 2005, él mismo vendió una de sus Harley-Davidson –a las cuales es bastante aficionado- por eBay para recaudar dinero y dárselo a la organización de Ambulancias Aéreas de Leicestershire.

Tras esta retrospectiva se puede confirmar que los jóvenes de los que se hablaba al principio de este escrito desconocían casi 60 años de una trayectoria musical imparable, llena de logros y gloria, que ha permitido que una figura tan significativa y valiosa como es la de Engelbert Humperdinck le plantara cara al miedo que todo artista consagrado le tiene al Festival de Eurovision. Más de 150 millones de discos vendidos en forma global, 64 discos de oro y 24 de platino, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y cuatro nominaciones a los Grammy propiciaron que aquella noche del 26 de mayo de 2012, el Baku Crystal Hall diera una de las ovaciones más sentidas de la edición.

Puede que Engelbert rehúya la etiqueta de crooner, pero después de todo su fama ha ido de la mano de este término y su reconocimiento no se puede desvincular de la lista de crooners míticos de la altura de Frank Sinatra, Bing Crosby, Dean Martin, Lucho Gatica, Paul Anka, Al Martino, David Bowie y tantos otros –de los cuales muchos también reniegan de ello-. Al fin y al cabo, por algo a Engelbert Humperdinck le ha sido concedido el título de “The King of Romance”.


Si deseas consultar la discografía completa de Engelbert Humperdinck, puedes hacerlo pinchando AQUÍ.


Texto: Daniel Adell, “Dannyquelo”. Febrero 2014.

LEER +



Elección interna 19/03/2012

El 19 de marzo se presentó la candidatura del Reino Unido para el Festival de Eurovisión 2013. Tanto Engelbert Humperdinck como Love will set you free fueron seleccionados internamente.

LEER +
TABLERO DE VOTOS DE LA FINAL
Debes aceptar el uso de cookies para compartir contenidos
Tu colaboración es importante para nosotros:
Inscríbete en el CLUBE-S, disfruta de 12 beneficios como usuario de nuestra web y app oficial, y ayuda a la sostenibilidad económica de eurovision-spain.com.
53 comentarios publicados
Deja un comentario
Más recientes
Mejor valorados
Escribe un comentario
avatar


Para publicar un comentario debes de estar registrado y acceder con tu usuario y contraseña en el formulario superior de la web.
Tu colaboración es importante para nosotros:
Inscríbete en el CLUBE-S, disfruta de 12 beneficios como usuario de nuestra web y app oficial, y ayuda a la sostenibilidad económica de eurovision-spain.com.

EN LA RED


Descubre todos nuestros servicios en la red


CONTACTO


Contacta con el equipo de la web


EUROVISIONSPAIN


Información y gestión de la web

Revisar politica de publicidad