X

¿AUTORIZAS QUE GUARDEMOS COOKIES EN TU EQUIPO?
   
AUTORIZAR
   
RECHAZAR


En cumplimiento de la legislación actual, comunicamos que utilizamos cookies propias para que puedas acceder con tu usuario y contraseña, se gestione este aviso y cookies de terceros para poder mostrarte publicidad adaptada a tus preferencias, vídeos de youtube, redes sociales, visitas, etc... El contenido de estas cookies de terceros no se encuentran bajo nuestro control. Lee nuestra política de uso de cookies en el aviso legal Si pulsas 'autorizar', nos autorizas a almacenar las anteriores cookies (propias y de terceros) en tu equipo, ahora y en el futuro mientras se mantenga almacenada una cookie con esta autorización, que será instalada a tal efecto en tu navegador, de modo que este aviso no sea mostrado en el futuro. Podrás revocar esta autorización en cualquier momento pulsando la opción 'no quiero cookies' en el pie de todas las páginas de la web.

avatar

INICIAR SESIÓN
REGÍSTRATE
Miguel de los Santos
autor de la imagen:
fuente del artículo: eurovision-spain.com
avatar
MENÚ
Miguel de los Santos () | fuente: eurovision-spain.com

Miguel de los Santos: “Betty venció en 1979, pero TVE no quiso ganar para no organizar el festival”

ENTREVISTA
ESPAÑA

 
  2009

El comentarista del Festival de Eurovisión para TVE asegura que "entre bastidores las delegaciones negociaban el vencedor del certamen"

Reyes del Amor / Jesús Palacios
21:21 h
63 comentarios
7668 veces

Miguel de los Santos, junto con José Luis Uribarri y Federico Gallo, ha sido uno de los profesionales que en más ocasiones ha tenido la oportunidad de comentar para TVE el Festival de Eurovisión. Eurovision-spain.com ha hablado con el histórico comentarista, que nos ha contado detalles de su vida profesional, analiza el panorama musical de entonces y de ahora y expone su visión particular sobre el certamen europeo.  

EUROVISION-SPAIN: Su trayectoria profesional iniciada en los años cincuenta como locutor de Radio SEU y luego Radio Nacional de España ha estado siempre muy unida a la música. ¿Cómo ha visto usted la evolución de la música ligera en nuestro país desde esos años a la actualidad?

MIGUEL DE LOS SANTOS: Antes de la década de los 60, conocida como la década prodigiosa, ya se produjeron los primeros éxitos multitudinarios con la creación en España de los primeros clubs de fans dedicados a Paul Anka y al Dúo Dinámico.

Pero en los 60 emergen las figuras más grandes que ha dado la música ligera en España. Sólo con recordar que a esa generación pertenecen nombres como Raphael, Serrat o Miguel Ríos y grupos como Los Bravos, Los Brincos, Pekenikes, Relámpagos y Sírex con repertorios de canciones de formidable inspiración que han perdurado a través de casi medio siglo, basta para pensar que estamos hablando de una época irrepetible.

La evolución de entonces acá ha estado condicionada por dos aspectos muy importantes, la imposición de la tecnología y el marketing por encima de la inspiración y el talento creativo y la desaparición de los sellos discográficos que fueron capaces de crear catálogos competitivos de artistas y canciones y que fueron absorbidos por un par de multinacionales.

E-S: En 1965 condujo para la cadena SER el programa Fórmula 45. ¿Qué artistas salían en él?, ¿Cómo era la radio en la década de los 60?

M.S: El título de Fórmula 45 está justificado por el simple hecho de que la mayor producción discográfica del momento tenía como soporte técnico los llamados "stender-play". Es decir, discos de cuatro canciones, dos por cada lado que giraban a 45 revoluciones por minuto. Los artistas que yo manejé con esta fórmula mientras duró el programa son incontables: Sinatra, Beatles, Bravos, Miguel Ríos, Massiel, Aute, Moduño, Charles Aznavour, Los Mustang...y un infinito que llenaría más de 50 páginas.

La radio de entonces era grandes concursos como Cabalgata Fin de Semana, magníficos programas de actualidad musical como Discomanía y muchas entrevistas a actores, cantantes, deportistas, etc.

E-S: Ingresó en televisión en 1959 con el programa Dos en Uno. ¿Cómo era TVE en aquella primigenia pantalla en blanco y negro?

M.S: La televisión en la que yo empecé en el famoso Paseo de la Habana era pura improvisación, puesto que todo se realizaba en directo. No existía el programa enlatado salvo las películas y las series.

Para que se hagan una idea, en el Dos en Uno que yo presenté y que realizaba Pedro Amalio López hasta la publicidad iba en directo.

En determinadas esquinas de los sets donde se presentaban los concursos, las entrevistas y las actuaciones musicales se habilitaban unos pequeños espacios decorados convenientemente donde actores y modelos hacían los distintos anuncios publicitarios de las diferentes marcas.

Yo mismo hice un anuncio para Meyba vistiendo la ropa de esa marca cuya duración de 20" debió llegar a cerca del minuto.

E-S: Vuelve a la televisión tras una década en la radio en 1969 de la mano de Valerio Lazarov con el programa Especial Pop. ¿Qué le impulsa a cambiar de formato comunicativo?

M.S: En realidad yo no dejé la radio para volver a televisión con Valerio. Sólo acepté el contrato para hacer un comentario de presentación a cada programa de Especial Pop que grabábamos en cine de 16 milímetros en lugares insólitos: sepultado debajo de un montón de hojas en la Casa de Campo, en la garita de un plantador de bolos en una bolera o metido en un gigantesco autoclave de fermentación de cerveza.

Fue una propuesta que me hizo Ricardo Suárez, director de Programas Musicales de TVE, y que yo acepté sin tener que renunciar a la radio.

E-S: Y ahora, tras conocer sus inicios profesionales le vamos a preguntar sobre Eurovisión, tan unido a su carrera como comentarista de TVE entre 1977 y 1982 especialmente. ¿Qué significa para usted este Certamen?

M.S: Mi trabajo como comentarista en el Festival de Eurovisión sólo significó una experiencia más en mi carrera profesional pero nunca dejó una huella especial.

E-S: ¿Cuál cree que ha sido la fórmula del show para que dure más de medio siglo?

M.S: El secreto es que simplemente está respaldado por la UER, organismo que aglutina todas las cadenas europeas.

Durante los primeros años despertó un gran interés por que era una buena oportunidad para que cada país se mostrara al resto del continente y muy especialmente para España que vivía años de aislamiento en los foros internacionales. En aquellos años las canciones tenían un gran valor musical y artístico y países que no eran nada en el mercado de la música con una canción formidable barría a las demás. A veces por su propia calidad y otras por que los bloques lingüísticos se apoyaban. Estaban los francófonos que se votaban unos a otros; los anglófonos que hacían lo mismo. Y luego países como Suecia, España, Portugal y Grecia que al estar solos lingüísticamente se votaban entre ellos.

Entre bastidores se negociaban los ganadores entre las distintas delegaciones de los países.

Actualmente más que el valor de la propia canción o del intérprete, lo que prima es el espectáculo visual, vestuarios exóticos...todo menos la canción propiamente dicha.

E-S: ¿Cómo se veía en la década de los 60 el Festival de Eurovisión en el mundo de la radio y televisión?

M.S: Como un acontecimiento único donde parecía que a los españoles les iba la vida en el resultado. Algo parecido a una final de Copa de Europa con equipo español de por medio. Sólo que ahí nunca tuvimos un Real Madrid.

E-S: Comentó en el programa especial sobre Eurovisión producido por TVE en 1998 cuando se celebró el 30 aniversario del triunfo de Massiel que usted preparó tres entrevistas distintas para Julio Iglesias en 1970 cuando fue a Amsterdam. Cuéntenos esa anécdota de nuevo.

M.S: Ese año yo no fui a retransmitir el festival para TVE. Fui enviado por la Cadena SER y cuando llegué al ensayo general que es donde medíamos los tiempos y preparábamos la retransmisión me encontré con la sorpresa que por un error burocrático, no disponía de cabina ni líneas para la retransmisión. Ante esta situación me fui a ver a Pepa Martínez, delegada de TVE, y le propuse que me prestara su cabina y su línea para, realizando un enlace entre Prado del Rey y el estudio central de la SER en la Gran Vía, grabarme todo el ensayo general como si fuera la retransmisión en directo del día siguiente.

Esta circunstancia me obligó a grabar tres entrevistas con Julio Iglesias: la primera como si hubiera ganado, la segunda si hubiera tenido opciones de ganar y una tercera en caso de fracaso quedando entre los últimos. Esto sólo fue posible por la excelente amistad que yo tenía por entonces con Julio.

E-S: ¿Cree que en los años setenta el Festival estaba en su época dorada en nuestro país?

M.S: Hombre no cabe duda que en esa década tuvimos en conjunto una presencia de artistas de mayor relevancia en el mercado puesto que son los años de Julio Iglesias, Karina, Mocedades, Sergio y Estibalíz, Micky y Betty Missiego como más destacados. Aunque curiosamente ninguno de ellos lo ganó, sólo Mocedades, Betty y Karina, que yo recuerde, obtuvieron un segundo puesto.

E-S: Y ahora vamos con la retransmisión para TVE del festival de 1977 celebrado en Wembley. ¿Cómo vivió esa aventura y qué anécdota nos puede contar de aquel año?

M.S: La verdad es que no recuerdo ninguna anécdota en particular aunque estoy seguro de que yendo con Micky algo divertido pasaría. Ganó la canción que representaba a Francia titulada en español El pájaro y el niño que cantó Marie Myriam y España hizo un buen noveno puesto con Enséñame a cantar.

E-S: En 1979 vivió la situación más tensa vivida por nuestra delegación en su historia. ¿Cree que fue justo el segundo puesto de Betty Missiego?

M.S: En realidad Betty fue la ganadora. Bastaba con que el jurado español no hubiera dado la máxima puntuación a la canción israelí (Hallelujah) para que la española se hubiera alzado con el triunfo.

Mi impresión es que TVE no quiso ganar esa edición del festival para no verse obligada a organizarla el año siguiente.

E-S: ¿Cómo vio las demás actuaciones de esa edición? desde los ganadores Milk and Honey, pasando por la francesa Anne-Marie David, los italianos Matia Bazar, ect..

M.S: Efectivamente tanto Betty como Anne-Marie David y el grupo israelí hubieran merecido el triunfo. Eran tres muy buenas canciones con tres muy excelentes intérpretes.

E-S: Respecto a los demás años que usted retransmitió, descríbanos cómo vio las actuaciones de Micky, José Velez, Trigo Limpio, Jose María Baccheli y Lucía.

M.S: La verdad es que todos ellos estuvieron muy bien y especialmente Micky se ganó la simpatía del auditorio. Pero de todas las retransmisiones que hice recuerdo especialmente a Betty Missiego, Karina, Julio y Mocedades.

E-S: ¿Cree justas las plazas conseguidas por estos artistas?

M.S: Pocas veces los votos de un festival hacen justicia. Las canciones y los intérpretes dan su justa medida cuando salen al mercado y el público en general decide con sus compras la calidad de cada uno. En ese sentido el festival no hizo justicia con ninguno de los que he nombrado anteriormente.

E-S: ¿Por qué cree que en la década de los ochenta el festival entra en crisis en nuestro país?

M.S: Muy sencillo. Basta mirar la trayectoria de los intérpretes en esa década donde salvo Paloma San Basilio ninguno de los intérpretes que nos representaron haría una carrera espectacular, para comprenderlo.

E-S: ¿Cuál de los comentaristas españoles del festival, a parte de usted, le parece que hizo una mejor retransmisión del evento en su respectivo año?

M.S: Todos mis compañeros pusieron su personalidad, desde Uribarri a Íñigo (50 aniversario de Eurovisión), pasando por Carlos Tena o Beatriz Pécker. Pero el maestro de todos nosotros había sido Federico Gallo.

E-S: Si le pidieran volver a retransmitir el festival de Eurovisión, ¿Lo haría?

M.S: No. Cada cosa tiene su momento. Tampoco ahora me apetece agacharme para jugar a las canicas ni irme de guateque.

E-S: De los temas vencedores de Eurovisión, ¿Con cuál se queda?

M.S: Hubo varios títulos que me gustaron especialmente, Non ho l´etá de Gigliola Cinquetti, Waterloo de Abba o el mismo La, La, La de Massiel. Esos tres títulos fueron auténticos éxitos internacionales.

E-S: De las canciones presentadas por España, ¿cuál cree que ha sido la que más calidad ha tenido o la que más le ha gustado?

M.S: Por supuesto, me quedo con Gwendolyne de Julio Iglesias, Eres tú de Mocedades o Hablemos del amor de Raphael.

E-S: ¿Cuál es su opinión sobre el tema que nos representó en 2008 escenificado por Rodolfo Chikilicuatre?

M.S: Una auténtica trasgresión al buen gusto y a la seriedad competitiva.

E-S: ¿Qué piensa sobre sobre el sistema de elección del intérprete y canción puesto por TVE para Eurovisión mediante Myspace?

M.S: No opino nada por que no lo conozco.

E-S: ¿Qué debe tener un cantante y una canción para ganar Eurovisión en la actualidad?

M-S: Cualquiera sabe. Pero estoy seguro de que si llevas un cantante de primer nivel con una buena canción al margen de lo que te voten, acabarás ganando el mercado que es el triunfo de verdad.

E-S: ¿Qué artistas eurovisivos, españoles y extranjeros han pasado por los muchos programas musicales que usted presentó y que nos puede contar de ellos?

M.S: De los españoles prácticamente todos al menos hasta hace 15 años y de los extranjeros actuaron en distintos programas míos de televisión o de radio gente como Gigliola Cinquetti, France Gall, Sandie Shaw, Vicky Leandros, Abba, Frida Boccara o Dana.

Te podría contar un sinfín de anécdotas pero no quiero discriminar a unos de otros.

E-S: De todos los programas en los que trabajó ¿con cuál se queda y cuál le trae mejores recuerdos?

M.S: Sin duda alguna Con otro acento la serie que dirigió Óscar Banegas para TVE y que me permitió a lo largo de tres años recorrer América entera, país por país, pueblo por pueblo, mostrando aquel mundo a todos los españoles. Fue emocionante, padecimos situaciones tensas, vivimos situaciones sin fin y nos cambió la vida a un grupo de profesionales que después de casi 40 años seguimos siendo amigos: Popy, Carlos, Manolito Rubio, Castillejo, Pepe Ricard..

E-S: Para acabar la entrevista, hubo un momento muy importante en su vida, un reconocimiento a toda su trayectoria profesional en 2002, cuando recibe la Antena de Oro Extraordinaria. ¿Qué significó para usted ese reconocimiento?

M.S: Fue como si hubieran subrayado con una línea gruesa los premios anteriores: el Ondas, el Premio Nacional, el Premio de Popularidad o el de la Asociación de Críticos de Nueva York. La mejor factura que he cobrado en mi vida.

El próximo viernes Concha Márquez Piquer, que participó en Pasaporte a Dublín, os revelará quién considera el artífice del triunfo de Karina en aquella preselección. 


63 comentarios publicados
Escribe un comentario
Primero mejor valorados
Escribe un comentario
avatar


Para publicar un comentario debes de estar registrado y acceder con tu usuario y contraseña en el formulario superior de la web.

EN LA RED


Descubre todos nuestros servicios en la red


CONTACTO


Contacta con el equipo de la web


EUROVISIONSPAIN


Información y gestión de la web